Enseñanza y aprendizaje más rápidos y eficaces en autismo

 

ÁREA CIENTÍFICA
PSIQUIATRÍA
Portada >

 

 

ANÁLISIS DE LA CONDUCTA EN LAS ESCUELAS
ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE MÁS RÁPIDOS Y EFICACES EN AUTISMO


El método Cabas, que se ocupa de fórma integral de dotar de conductas sociales y aprendizaje al niño con autismo, es obra de Douglas Greer, que ha visitado el centro Al-Mudarïs de Córdoba, una de las pocas escuelas en las que se aplica en España.
Juana Jiménez. Córdoba   |  18/04/2012 00:00
Douglas Greer,diseñador del método Cabas,en el centro Al-Mudaris en Córdoba

El Centro Al-Mudarïs de Córdoba aplica los principios del aprendizaje de manera integral para enseñar a los niños que muestran un grave retraso del desarrollo verbal, ocupándose de la enseñanza del lenguaje y la interacción social. El año pasado recibió la primera certificación de calidad de Andalucía como centro de Atención Infantil Temprana, entre otros motivos, por aplicar una metodología muy sistemática de intervención basada en el Análisis de la Conducta Aplicada.

Douglas Greer, catedrático de la Universidad de Columbia, diseñó este método denominado Cabas (Comprehensive Application of Behaviour Analysis to Schooling), o lo que es lo mismo, una aplicación comprehensiva del análisis de la conducta a la enseñanza en las escuelas. En su visita al centro Greer explicó que “se ha demostrado que con este sistema se puede enseñar a los niños entre cuatro y siete veces más rápido gracias los profesores”. El diseñador del método Cabas ha hecho hincapié en el papel de los maestros y de sus enseñanzas, por lo que considera que “es necesario que desde la universidad haya programas dirigidos a los profesores para que sepan cómo enseñar la ciencia del desarrollo del comportamiento verbal, que forma parte del aprendizaje”.

El sistema Cabas, que no está muy extendido en España, tiene unos resultados muy positivos en niños con diagnóstico de autismo o con algún trastorno generalizado del desarrollo. Estos pacientes suelen presentar ausencia total o mínima de desarrollo del lenguaje y baja susceptibilidad a la interacción social. Además presentan conductas inadecuadas autoestimuladas o autolesivas. Sobre esto Greer afirma que se les pueden enseñar habilidades que antes no podían aprender; así se aplicaría la conducta autoestimulada como el resultado de no tener condicionados determinados patrones como mirar al rostro de las personas y atender a las voces, entre otras. “La manera de enseñarles es condicionar muchas actitudes como reforzadoras y positivas, que les gusten”, puesto que todo el mundo tiene conductas autoestimuladas aunque socialmente adecuadas.

  • Un juego adecuado estimula y crea un ambiente de refuerzo en el que se utiliza la imaginación y se desarrollan nuevas habilidades verbales
Aprender jugando
Greer reconoce la importancia de enseñar a los niños a jugar para que el juego adecuado les sea incompatible con el comportamiento autoestimulado. Además cuando el niño va desarrollando más habilidades verbales con el juego va mostrando componentes de la imaginación, que es uno de los principios del pensamiento, y es un proceso que se puede observar cuando el niño representa a los juguetes hablando como si fueran ellos. En ese momento el niño está imaginando, de manera que el juego estimula y crea un ambiente reforzador para que el niño desarrolle habilidades verbales. “Así, la utilización del juego como refuerzo y del ambiente como comunidad social y verbal es lo que mantiene el comportamiento de los adultos y de cualquier niño por las propias consecuencias derivadas de ver, decir y hacer”.
Por tanto, el trabajo se dirige a enseñar a los niños a desarrollar capacidades para la vida en sociedad, que hasta el momento estaban ausentes en su comportamientos. Greer pone como ejemplo el proceso de aprender un idioma, ya que al interacturar con personas que hablan otros idiomas uno no se enfrenta sólo con un nuevo lenguaje sino con un nuevo universo social y cultural al que adaptarse para que el aprendizaje sea completo e interiorizado.

Greer también se refiere al entorno, subrayando que en el caso de los niños con algún trastorno generalizado del desarrollo se procura que “respondan en presencia del ambiente socio-verbal porque al enseñar pretendemos que los niños adquieran más habilidades para que se comporten dependiendo de lo que ocurre a su alrededor”.

Por ello hace referencia a la selección natural para destacar que el comportamiento es igual de selectivo, de manera que tenemos que adaptarnos y esa adaptación “se produce cuando el ambiente influye en nosotros, en las respuestas que tenemos para sobrevivir, en un mundo que tiene cada vez más lenguaje. De hecho, el ambiente es lenguaje, al igual que las interacciones sociales, porque lo social también es lenguaje. No sólo vivimos en un entorno en términos físicos sino también en su aspecto social, y para ser sociales hay que ser verbales”.

EL MÉTODO CABAS, POCO COMÚN EN ESPAÑA
El sistema Cabas es un método donde hay muchos niveles de supervisión y donde se garantiza que los profesores tengan los conocimientos necesarios para poder utilizar el análisis aplicado de la conducta y conseguir beneficios en el aprendizaje de los niños con independencia del trastorno del desarrollo que padezcan. En el método todo se puede medir y no sólo al final del proceso sino día a día, lo cual permite ir haciendo también cambios en el abordaje cuando sean necesarios. Greer es un experto en la ciencia de cómo se desarrolla el comportamiento verbal, que es importante en los niños con diagnóstico de autismo, pero él también se refiere a la eficacia que tiene este sistema en la enseñanza de niños para los cuales el idioma del país donde viven no es su primera lengua (como es el caso de los emigrantes) o para niños que están en una situación socioculturalmente poco desarrollados.
Anuncios

Al darse cuenta de Medicina Genómica

 

 

EDITORIAL

Al darse cuenta de Medicina Genómica

Elizabeth G. Phimister, Ph.D., Gregory W. Feero, MD, Ph.D., y Alan E. Guttmacher, MD
N Engl J Med 2012; 366:757-759 / 23 de febrero de 2012
La actual serie de artículos de Medicina Genómica de revisión concluye en este número de larevista con la publicación de un artículo sobre el deterioro cognitivo y autismo Mefford y sus colegas. 1 El tema de este artículo es una piedra angular apropiada para la serie de Medicina Genómica: pone de relieve la avances clínicos en la genómica con respecto al cuidado de los pacientes con enfermedades neurológicas, y muestra el potencial de la ciencia genómica para acelerar aún más el ritmo de los descubrimientos de las neurociencias.
El poder de las tecnologías de genómica – en particular, la secuenciación del ADN – es extraordinario. Estas técnicas han dado lugar a una caída precipitada en el costo de generar la secuencia de datos ( Figura 1 FIGURA 1menor coste de la secuenciación del genoma humano.). Sorprendentemente, las mejores estimaciones indican que a finales de 2012, los Institutos Nacionales de Salud han financiado todo el exoma o la totalidad del genoma de la secuencia de las muestras de aproximadamente 70.000 sujetos involucrados en protocolos de investigación. Esta cifra habría parecido pura fantasía a la mayoría de los observadores de hace una década. La llegada del genoma de 1.000 dólares promete tener un efecto profundo en la ciencia biomédica de forma efectiva la democratización de la secuenciación del genoma escala para la investigación y con fines clínicos. De bajo costo de secuenciación también nos ha llevado a un punto en el cual el costo de la interpretación, la manipulación y el almacenamiento de datos de la investigación genómica es el obstáculo para la utilización de los datos.

La capacidad de secuenciar genomas humanos económica plantea cuestiones complejas relativas a los derechos y responsabilidades de los científicos, los profesionales de la salud, políticos y público en general. Aunque la Health Insurance Portability and Accountability Act (HIPAA), el Americans with Disabilities Act (ADA) y la No Discriminación por Información Genética Act (GINA) se han ocupado de algunos de estos temas, muchas cuestiones siguen sin resolverse. Su resolución será fundamental para la realización de todos los beneficios de los avances genómicos.Central a algunas de estas cuestiones es el límite entre la investigación y la atención clínica, tal como se define en el Informe Belmont elaborado por la Comisión Nacional para la Protección de Sujetos Humanos de Investigación Biomédica y del Comportamiento y de la “regla común” que gobierna gran parte de la investigación biomédica con fondos federales investigación en los Estados Unidos. 2,3

Haciendo uso clínico de la gran complejidad de la variación genómica humana requerirá la capacidad para determinar las correlaciones entre los atributos clínicos, incluyendo los resultados del tratamiento, para un gran número de sujetos y de sus genomas. El alto costo de desarrollo y seguimiento de las grandes series y las cohortes de sujetos bien fenotipados y bien genotipo-para los bordillos de investigación posibles del avance de la ciencia genómica, aunque no es prohibitivo, como lo demuestra la creación del Biobanco del Reino Unido y el Estudio Nacional de la Infancia en los Estados Unidos. Los esfuerzos nacionales para desarrollar una infraestructura robusta e interoperable para la clínica de salud, tecnología de la información en los Estados Unidos han creado la posibilidad de casarse con los datos de los sujetos genómica a gran cantidad de información clínica. Sin embargo, en la mayoría de las instituciones de salud, las líneas inflexibles brillantes y con frecuencia se dibujan entre las infraestructuras de investigación y clínica, bloqueando la posibilidad de lograr una sinergia máxima entre los recursos existentes. Las consecuencias potenciales de la borrosa clínica y las infraestructuras de investigación son considerables, y esa fusión no debería llevarse a cabo sin un amplio debate público. La disminución de fondos públicos y privados para la investigación biomédica puede sugerir una reevaluación de la relación aceptable de beneficios para dañar de un enfoque mixto para la investigación genómica y la prestación de atención de la salud.

La distinción entre la investigación y la infraestructura clínica puede tener consecuencias inmediatas y profundas para los sujetos que participan en protocolos de investigación. En un escenario hipotético sin embargo, cada vez más frecuente relacionado con el “incidentalome”, un científico investigador que está estudiando el autismo dicho sea de paso descubre que el genoma de un niño contiene una variante en el gen reparador de desajustes MLH1, que predispone al sujeto de la investigación de cáncer colorrectal. Debido a que su laboratorio de investigación no está certificado bajo las Enmiendas Mejoras de Laboratorio Clínico (CLIA) de 1988, no podrán divulgar esta información a los padres sin haber reexaminado la muestra en un laboratorio de CLIA. Peor aún, los miembros de la familia del sujeto no puede ser contactado debido a las condiciones del consentimiento informado en el momento de la contratación. Por lo tanto, el tema está en riesgo de un daño real. La complejidad del mosaico bizantino de los enfoques que rigen devolución de resultados a menudo no sirve a los sujetos de la investigación, y estamos de acuerdo con los esfuerzos para que el proceso sea menos complicado.

Claramente, se necesitan más investigaciones para identificar cuáles de los productos de los genes y mecanismos moleculares que están implicados por secuenciación genómica y los estudios de asociación son un buen objetivo para las intervenciones experimentales. Tenemos ante nosotros varios miles de variantes de susceptibilidad, principalmente identificados por los estudios de este tipo. Aunque cada una de estas variantes normalmente tiene un efecto pequeño y por lo tanto no es útil para predecir el riesgo, la identificación de estas variantes se expande nuestro entendimiento de la biología de la salud humana y la enfermedad e implica a los genes específicos, los lugares y caminos en la susceptibilidad a la enfermedad o progresión. Aunque la traducción de los conocimientos acerca de los genes asociados con enfermedades mendeliana a las intervenciones ha demostrado ser más difícil de lo que muchos observadores lo previsto, se han producido y siguen siendo muchos éxitos notables. Estos éxitos se basan en estudios como el descrito por MacKenzie 4 en este número de la revista, que establece un enfoque experimental para el tratamiento de la atrofia muscular espinal. La financiación de la investigación similar en el contexto de las enfermedades raras y complejas es fundamental.

Por último, los proveedores de salud que lo soliciten, o cuentan con un análisis de la secuencia del genoma completo del paciente frente a un desafío casi insuperable de información. La educación de Genómica para la mayoría de los proveedores de salud es insuficiente, y debido a la naturaleza de rápido movimiento del campo, hay una escasez de directrices basadas en la evidencia y los recursos para la gran mayoría de las intervenciones genómicas. Paradigmas actuales para la prestación de servicios genéticos, que fueron desarrollados para manejar raras condiciones cromosómicas y monogénicas, se descomponen en el establecimiento de enfoques genómicos de los trastornos más comunes y complejos etiológicamente. Hay una creciente necesidad de los consejeros genéticos, médicos y otros proveedores de atención médica que se les informa acerca de la genética y los sistemas electrónicos de apoyo para proporcionar información precisa y actualizada sobre las variantes de riesgo.

Aunque se dice que la paciencia es una virtud, es un producto que muchos pacientes no pueden permitirse, ya que hay mucha demanda de un retorno inmediato clínica de la inversión en la investigación genómica. Sin embargo, la biología de sistemas y de salud son complejos, y no es realista esperar que la marcha de la evolución clínica se acelerará al mismo ritmo que los avances tecnológicos. Dicho esto, los avances descritos en la serie de revisión de Genómica segunda Medicina muestran que la genómica ha dado grandes pasos hacia el mejoramiento de la salud humana.
Formas de divulgación proporcionados por los autores están disponibles con el texto completo de este artículo en NEJM.org.

FUENTE DE INFORMACIÓN

Desde el National Human Genome Research Institute (WGF) y el Eunice Kennedy Shriver Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (AEG), National Institutes of Health, Bethesda, MD.