Acuerdo en EEUU para la mayor reforma financiera desde la Gran Depresión

Tras 20 horas de debate, miembros de la Casa Blanca y representantes del Congreso y el Senado se han puesto de acuerdo sobre la reforma financiera. Con este pacto, el proyecto de ley queda encarrilado y prácticamente garantiza el apoyo en el Congreso y el Senado cuando se vote la próxima semana.

Congresistas y senadores han conseguido cerrar puntos calientes como las medidas para reducir el tamaño de entidades financieras cuya envergadura pueda poner en peligro la estabilidad de los mercados, el coto a los fondos de inversión libre (hedge funds) y mayores facilidades para que los inversores puedan demandar a las firmas que otorgan calificaciones crediticias.

El acuerdo ha salido adelante por 20 votos a favor y 11 en contra entre los miembros de la Cámara de Representantes, y ha obtenido siete sufragios favorables y cinco en contra por parte de los senadores. De este modo, el proyecto de ley al completo será sometido a votación la próxima semana en el Congreso y podría ser promulgada por el presidente el próximo 4 de julio.

El secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, se ha mostrado satisfecho por el acuerdo, afirmando que “la meta está a la vista” y ha destacado que el proyecto pactado por los miembros del comité es “fuerte” y representa “la mayor reforma financiera desde las que siguieron a la Gran Depresión”.

En este sentido, el responsable del Tesoro estadounidense ha asegurado que la nueva regulación dotará de la mayor protección de la historia del país a los consumidores y evitará que las entidades asuman riesgos que puedan amenazar a la economía, a la vez que proporciona al Gobierno de las herramientas para proteger a los contribuyentes mejor frente a los daños de futuras crisis financieras.

“Esta va a ser una ley muy potente, mucho más fuerte de lo que casi todo el mundo había predicho, incluido yo mismo”, ha asegurado el presidente del Comité de Servicios Financieros (House Financial Services Committee), Barney Frank, en declaraciones recogidas por ‘Bloomberg’.

Puntos de la norma
Una de las cosas más llamativas es que se ha suavizado la llamada Ley Volcker, tal como solicitaba el Senado. En un principio se abogaba por prohibir el proprietary trading a los bancos, pero al final se les permitirá invertir en hedge funds y firmas de capital riesgo, aunque sin aportar más del 3% de capital de los mismos.

Tampoco podrán invertir más del equivalente al 3% de su ratio de capital Tier 1.

Pero, probablemente, uno de los mayores desafíos de esta reforma era la parte relativa al mercado de derivados. Es la primera vez que se establece una estructura regulatoria para este mercado, que mueve unos 615 billones de dólares.

Lo que se ha acordado es la obligación de que los bancos traspasen parte de sus operaciones con derivados a sus subsidiarias. Consideran que el riesgo para el contribuyente se diluye si estas operaciones ya no se hacen desde un depositario que cuente con respaldo del Gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s