“La Turba de la Nada”

 

 

 

 

Me encontré con un amigo ufano,¡sano…!
…ante el frío especulativo de la tarde en invierno,
yo venía de tusar un caballo ya herrado blanco…
…trasquilar sus crines y cortar mis barbas,
a corros de color plateado rubias tonalidades…
él venía de podar la Tuya Gigante,
arbusto americano de follaje ornamental…
…qué diferencia de clases…prefiero la mía…
sin demasiada ideología política,
¡Uf! yo estaba cansado,
no soportaba la turba de la Estación Du Norte
alterar el estado natural,
de mi vida tranquila,
me confundía y aturdía y…
Alfred siempre me irrumpía,
con su patético orgullo enaltecedor,
el exterior de la Estación estaba turbio,
la lluvia impetuosa con viento sucio cielo
creaba un ambiente sospechoso,
y mi mirada necesitaba luz,
me dolían los ojos mucho,
del contraste de luces y demás…
Quería un café y una voz perfecta de mujer escuché,
importante actuar comportarme bien natural
con los viajeros…ver a la gente moverse,
pero con Alfred el trato era distinto,
injurioso,despectivo y terminé por ignorarlo…
su categoría social media otra vez,
de clase obrera y otras circunstancias,
mediaron un viaje sin esperanzas,
intenté dormir ya en la madrugada,
leyendo un poco el libro “La máscara blanca”,
en la portada,había pintada a lápiz,
el rostro de una mujer enigmática y…
silencioso y hierático fuera de mis recuerdos,
me puse a dormir un poco intranquilo,
acordándome de lo que me esperaba
al final del tunel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s