Reflexiones científicas:La ciencia de la Totalidad.Parte II

En el discurso de inauguración del curso académico de la Universidad de Madrid en el año 1905, el premio Nobel Jose Echagaray habla del estado de revolución general de los científicos, concretamente en la rama de la física-matemática. Había cabezas insignes en esa revolución mundial como Hertz, el descubridor de las ondas de radio. Por lo que se puede leer en ese discurso, el ataque de los revolucionarios, que en el mismo se les llamaba la crítica moderna, iba contra todos los principios básicos de la física. Decían, por ejemplo, que la mecánica racional, piedra angular de todo el edificio de la física, no tenía nada de racional. Era una sublevación en toda regla y, en consecuencia, el Sistema de Poder no podía quedarse de brazos cruzados viendo como le socavaban los cimientos de su poder, porque la ciencia oficial es el pilar básico del Poder, por encima incluso del poder económico, ya que, si no controlase la ciencia, todo, incluso lo económico, se transformaría en algo totalmente diferente al mundo que hoy vemos. Hubo entonces necesidad de crear un Dios en la ciencia como nunca había existido, y al que todos rindiesen extremadísima veneración extasiados ante su grandeza, so pena de aparecer ante la sociedad como un ignorante envidioso de tan grandiosa inteligencia. Y así se hizo, y el Sistema acabó metiendo en el baúl de los recuerdos los intentos de hallar una ciencia que fuese mas allá de las necesidades tecnológicas del momento y pudiese explicar hechos desconcertantes que surgían en la experimentación física, y cuyo desciframiento podría traer a la humanidad conocimientos súmamente esclarecedores sobre la realidad que nos circunda. Todo este interés fué habilmente sustituido por un enredo y desquiciamiento total, disfrazado de extraordinario adelanto científico; pero esto no es el tema de ahora mismo porque hay que ir por partes.
Lo que si es el tema de ahora es empezar por alguna parte a analizar temas que se han estimado como intocables en la ciencia oficial debido a que ellos ya han sido estudiados a fondo y todo está en orden. El análisis de los mismos debe ser hecho de tal manera que, en la medida de lo posible, pueda ser seguido por un público general al que pudiera interesar estos temas, y se puede hacer perfectamente inteligible sin caer en la tentación de aparecer como eruditos de extraordinaria inteligencia, cuyo discurso solo está al alcance de mentes privilegiadas, como es tan frecuente.
La ciencia de la Totalidad tiene que estar basada en la mayor comprensibilidad posible para todos. Un análisis de este tipo llevará a muchos mas a la conclusión de que hay que empezar algo nuevo en ciencia y que eso nuevo esté al servicio de la humanidad, de tal manera que la misma pueda comprender, en última instancia, la naturaleza y ubicación de su ser físico, mental y espiritual, porque este camino conducirá sin duda a la felicidad de la muy atormentada humanidad por intereses extraños y ocultos a ella, y porque solo la felicidad puede dar sentido último a su existencia. Hay muchas formas de felicidad, si, pero hablar de la felicidad de la, en todo tiempo, atormentada humanidad, es algo que todo el mundo entiende y no necesita mas explicación. Después irá llegando lo que tenga que llegar. Haremos camino al andar, que es como siempre se han hecho los caminos.
Un tema muy necesario en este camino de establecer la verdad es el relacionado con la temperatura del sol y de las estrellas.
Ésto es de una importancia muy grande para la humanidad en general y muchísimo mas para los visitantes de este blog de astrofísica, que con frecuencia dicen no comprender como puede haber objetos cercanos al sol, que otros visitantes muestran en su fotografías, y que no sean afectados por la temperatura de millones de grados del sol. Si aclarásemos, como yo creo que se va a aclarar, para el que quiera entender, cual no es la temperatura del sol, creo que podríamos decir que la ciencia de la Totalidad ha empezado ya a prestar su primer e importante servicio a la humanidad.
En la obra “Física General”, pagina 511, de Julio Palacios, al que se estima como el físico mas importante que ha habido en España, se dice que las leyes de Stefan-Boltzman y Wien son de gran utilidad en las medida de las temperaturas elevadas, y aplicando estas fórmulas deduce la temperatura del Sol. Este es el método aceptado por la ciencia oficial para decir que la temperatura en la superficie del sol es de cerca de 6.000ºC.

La polémica está servida. Mi pregunta es : ¿estais de acuerdo?, ¿es esto correcto?. Responded los que tengáis conocimiento para ello y cuantos mas mejor, y si es de forma no anónima, como físico o como portavoz de una institución científica, muchísimo mejor. ¿ Se atreverán las instituciones científicas a dar la cara ?.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s