“ACTIVIDAD FÍSICA ELEVADA A MEDIANA EDAD PROVOCARÍA ARTROSIS”

Este estudio y otros anteriores del mismo equipo de investigadores, sugiere que el alto impacto y el peso soportado durante la actividad física podría ser peor para la salud del cartílago, por el contrario, un ejercicio de menor nivel como nadar o hacer bicicleta, podrían proteger el cartílago enfermo y prevenir al cartílago sano del desarrollo de la enfermedad

Madrid (1-12-09).- Los hombres y mujeres de mediana edad que practican una actividad física de alto nivel podrían estar dañando sus rodillas y aumentando su riesgo de artrosis, según un estudio de la Universidad de California en San Francisco y la Universidad de Muenster en Alemania. Los resultados de la investigación se han hecho públicos durante la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica que se celebra en Chicago (Estados Unidos).

Según explica Christoph Stehling, responsable del estudio, “nuestros datos sugieren que las personas con mayores niveles de actividad física podrían tener un mayor riesgo de desarrollar anomalías de la rodilla y por ello un mayor riesgo de desarrollar artrosis”.

En el estudio participaron 236 voluntarios asintomáticos que decían no padecer dolor de rodilla y que fueron reclutados en la Iniciativa de artrosis de los Institutos Nacionales de la Salud. Los participantes incluían a 136 mujeres y 100 hombres, de entre 45 y 55 años con un peso variado saludable. Estas personas fueron divididas en tres grupos según su nivel de actividad (bajo, medio y alto) que se estableció a través del cuestionario de la Escala de Actividad Física (EAF).

Análisis posteriores de imágenes de resonancia magnética (IRM) indicaron una relación entre los niveles de actividad física y la frecuencia y severidad de las lesiones de rodilla. Las anomalías de rodilla específicas identificadas incluían lesiones de menisco, cartílago, ligamentos y edema de médula ósea. Estas anomalías se asociaron sólo con los niveles de actividad y no con la edad o sexo.

“La prevalencia de las anomalías de rodilla aumentaban con el nivel de actividad física. Además, los defectos de cartílago diagnosticados en personas activas eran más graves”, añade Stehling. Los descubrimientos también indicaron que algunas actividades suponían un mayor riesgo de lesiones de rodilla con el paso del tiempo.

El investigador apunto que serán necesarios nuevos estudios prospectivos para evaluar la influencia de la actividad física de bajo y alto impacto en la progresión de la enfermedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s