“LOS NIÑOS Y SUS ENFERMEDADES EN EL CINE”

Los niños y sus enfermedades en el cine

Uno de los aspectos más tristes y turbios de la infancia es la enfermedad, que llega a ser mucho más terrible de lo que ya lo es en los adultos. Un niño tiene toda su vida por delante y su delicadeza e ingenuidad hacen que la muerte o enfermedad sean más dolorosas, injustas e incomprensibles de lo que ya lo son por sí mismas. Este paradigma ha sido la base del argumento de muchas películas, ya que posee la fuerza y carga dramática suficiente para impulsar determinadas escenas o, incluso, películas enteras.

Dr. Benjamín Herreros Ruiz-Valdepeñas Departamento de Medicina Interna. Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

La infancia ha generado muchísimas películas. La mayoría están dirigidas al propio público infantil y tienen una calidad muy irregular, aunque consiguen el fin que se proponen, que no es otro que hacerles pasar un rato divertido a los niños. Estas desenfadadas películas suelen narrar las aventuras de uno o varios infantes, como “Sólo en casa”, “E.T.” o la más reciente “Harry Potter” .

Sin embargo, hay también películas que se han ocupado de partes más oscuras del universo de los niños, como ha hecho con mucho acierto el cine español en las últimas décadas, con películas como “La lengua de las mariposas” en la que un niño sufre las consecuencias de la represión franquista aún a pesar de la libertad con la que le educa su profesor, interpretado por un espléndido Fernando Fernán Gómez, o “Secretos del corazón” , donde seguimos la educación de un niño que vive y crece expectante ante el mundo de los adultos o la ganadora de cuatro premios Goya “El Bola” , con el maltrato infantil como tema de fondo.

La debilidad de los niños

La debilidad natural de un niño se incrementa si está enfermo. Esta indefensión despierta sentimientos de ternura entre los espectadores, que dejan escapar algunas lágrimas en las butacas si una escena alcanza un mayor tono sentimental, como en la mítica escena de la obra maestra de John Ford “Las uvas de la ira” , en donde un pajarillo se planta en la ventana de la habitación del pequeño de la familia, enfermo, encamado e incapaz de correr y jugar –lo que más necesita y desea un niño–. La proximidad del pajarillo acerca al niño la libertad que tanto ansía.

Sin tener que cruzar el Atlántico ni retroceder cincuenta años, “El Bola” narra una de las situaciones de mayor indefensión para un niño, el maltrato, tanto psíquico como físico –el joven protagonista llegará a requerir atención médica–. Aunque indefensos, lo que se dice indefensos,… no siempre se encuentran los niños. No hay más que ver las peripecias de los protagonistas de “Los Goonies”,
“Sólo en casa” o, en un tono totalmente distinto, “La casa de Dios” , narración de los devenires de un grupo de niños de una favela brasileña.

Tal vez quienes han conseguido un retrato más aproximado de la infancia hayan sido los grandes maestros del Séptimo arte, ya que su depurada forma de hacer cine les da la posibilidad de mirar a los niños con la compasión y el apoyo que merecen, sin olvidar que su ingenuidad no les exime de vivir auténticos dramas. Recordemos el Chaplin de “El Chico” o el magnífico tratamiento de la infancia que hizo Charles Laughton en la única película que dirigió “La noche del cazador” o el que realizó Vittorio de Sica en “El ladrón de bicicletas” en 1948, y la cuasibiográfica de François Truffaut “Cuatrocientos golpes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s